Si en 2015 nos hartamos de ver Marsala por todas partes (¿a alguien le gustaba ese color?), este año nos saturaremos de Rose Quartz + Serenity. Sí, por primera vez Pantone ha elegido dos colores como color del año, aunque me temo, por lo que ya he visto, que  uno triunfará más que el otro, ¿adivinas cuál?. Este armonioso par transmite sosiego y tranquilidad, algo tan necesario hoy en día cuando el estrés es parte de nuestro estilo de vida y necesitamos que el hogar sea nuestro espacio de relajación y reparación.

Adicionalmente, la comisión de expertos de Pantone ha seleccionado otros 8 tonos que veremos principalmente en las pasarelas esta primavera. Y es que Pantone es quien dicta las normas en el mundo de la moda (claro, que ésta siempre acaba influyendo en otras disciplinas). En decoración, hay muchas firmas de pinturas que presentan sus tendencias, pero es la holandesa Azko Nobel la que tiene la última palabra.

En cualquier caso y después de muchísimo investigar, he de admitir que aunar todas las propuestas del mercado no ha sido fácil, aunque al final hay 4 tendencias que parecen ser recurrentes. Aquí van:

Rose Quartz + Serenity: suave que te quiero suave

Vintage y minimalismo siguen de moda y esta gama los ensalza, resultando muy luminosa y fácil de combinar. Además de rosa cuarzo y azul serenity, otros tonos como verde aguamarina, amarillo vainilla, gris perla están entre los elegidos a completar esta tendencia. Es importante no abusar de ellos o tendremos una casa-caramelo, tan dulzona que no resistiremos mucho tiempo sin tener que redecorar. Por ello, lo recomendable es combinarlos con blancos, grises y negros, para rebajar el efecto años 50. Y todavía mejor, aplicarlos con un toque soft o smoky, apagado o empolvado … vamos.

Para no cansarnos rápidamente, se impone ser inteligentes y aplicar estos colores en paredes (que siempre son fáciles de cambiar), en complementos principalmente (cojines, textiles, electrodomésticos pequeñitos) y en algún que otro mueble auxiliar. Los muebles de estilo nórdico y vintage son el maridaje perfecto, y luz, mucha luz.

Azul índigo + verde carruaje: alto contraste

Esta tendencia apuesta por tonos intensamente oscuros, muy saturados, con leves toques de luz. Los tonos muy oscuros crean la ilusión de profundidad al diluir los límites de las paredes mientras que contrastados con toques de luz o colores vibrantes, tropicales, le añaden un punto aventurero.  Azules profundos, tonos oceánicos, índigos, violetas con fondo azul combinados con verde taberna o musgo, más apagados y cercanos al gris -aquí encajaría también la tendencia selva que veremos este año-. Perfecto para aquellos a los que les gusta arriesgar, y para los que no, siempre queda aplicarlo con mesura en alguna pared o zona concreta.

Ocre dorado + coral : lujo ecológico

El color estrella este año según Azko Nobel, es el ocre dorado.  El oro es, según esta empresa, la conexión entre el pasado y el futuro, ya que todas las tendencias clave de 2016 tienen un elemento dorado en ellas. Siendo el ocre dorado un color brillante y llamativo, la novedad está en las combinaciones, pues este color asociado con rosa palo, azul turquesa empolvado, y colores terrosos crea una relajada combinación neutra.

También veremos mucho el coral, intenso y cálido, combinado con los mismos tonos terrosos y empolvados que el ocre o bien contrastado con tonos muy oscuros. Toda esta gama evoca la naturaleza, la artesanía, los metales, las llanuras africanas, tendencias que se consolidarán en 2016.

Colormix geométrico: joven a rabiar

Según la neocelandesa Dulux, esta tendencia representa el estilo de vida moderno y urbano rescatando y actualizando el estilo retro más luminoso. Colores brillantes y traviesos representados por tonos cítricos, amarillos seductores, naranja frutal que se mezclan con rosa empolvado y gris o azul desgastados. El resultado es joven y divertido, sobre todo si se empareja con muebles de la segunda mitad del XIX. Pantone añade además colores como el verde flash –parecido al verde hierba-, el rosa fiesta – fucsia-, el amarillo buttercup y el snorkel blue. Todos colores intensos que podremos ver en papeles pintados grafiteros o textiles geométricos.

¿Cuál de todas estas tendencias te gusta más?

Nos encantan tus comentarios!