¿Has contado alguna vez cuántas lámparas tienes en casa? Yo sí (aunque seré la única rara que cuenta estas cosas), y me salen ¡65!. Parecen muchas, pero es que para crear una atmósfera agradable en casa debemos instalar tanto luz directa (aquella que enfoca un objeto o espacio concreto) como indirecta (la que incide de forma más difusa sobre paredes, techos o suelos). Combinando ambas es cuando consigues un ambiente realmente acogedor.

Lo bueno de contar con tantas luces es que no siempre tienes que encender la misma. Puedes hacer diferentes combinaciones dependiendo de tu estado de ánimo, de la tarea que estés haciendo en casa, de si hay más gente o estás solito, y de la cantidad de velas que hayas encendido (porque para sentirte en la gloria, seamos sinceros, esto es imprescindible).

Piensa que sin crear ambiente difícilmente conseguirás practicar Hygge, una tendencia que empieza a exportarse incluso a cafés o restaurantes, y que personalmente me encanta. Hygge es una palabra danesa que define estados de bienestar asociados a sentirse como en casa, frente a la chimenea, con un jersey de lana gruesa, una taza de café en las manos y acariciando a tu perro (para tu info, el café me lo he puesto yo, ya que el danés tomaría vino caliente, con azúcar y especias)

Pero volviendo a lo nuestro, no solo se trata del número de lámparas que has colocado, sino también dónde y cuáles. Por algo, los expertos aconsejan iluminar antes de decorar (teniendo en cuenta que iluminar no es alumbrar, sino todo un arte y bastante complejo).  La propia lámpara cambia radicalmente su aspecto de verla apagada o encendida, pero es que cuando la encendemos, aún cambian más los objetos o espacios que ilumina.

Así que sintiendo que te hago un favor, te dejaré ver una selección de lámparas que te hará la boca agua, y que adorarás tanto de día como de noche. De momento son mis amores platónicos, porque el espacio no me acompaña, pero en breve pondré en marcha la limpieza de invierno (la de primavera me queda lejos) para hacerles un hueco. Vaaaale, te dejo que me copies.

.apliques

Lámparas Topix de Daniel Rodríguez para Delta Light
La colocación de esta manera de los apliques Topix de Daniel Rodríguez para Delta Light fue todo un descubrimiento. El diseñador quiso mostrar en una feria del sector cómo la luz podía convertirse en escultura, y creó un panel con 20 piezas. A partir de ahí, le llovieron los pedidos de esta lámpara por cajas.

.de mesa

Lámpara Grass diseñada en 1921 para oficinas y ambientes industriales
Diseñada en 1921 por Bernard Gras para oficinas y ambientes industriales, ha resultado ser altamente versátil al haberse hecho en todos los formatos posibles: de techo, de pie, de mesa con base, sin ella, con el brazo articulado, más simple, con pantallas en cono, más redondeada, diferentes materiales… uff, la lista es infinita, y su diseño eterno.

.de suelo

Lámpara Taccia de los Castiglioni para Flos
La lámpara Taccia fue diseñada en 1958 por los Castiglioni. Ahora por supuesto, se ha actualizado con led y reflector de plástico. Sin embargo, sigue siendo tan contundente como acostumbraba y por ello tan escultural que mejor colócala en espacios despejados. ¿No te recuerda a los grandes focos usados en teatro o cine? Sí, definitivamente daría a mi casa un cierto aire Hollywoodiense.

.de techo

Lámpara Dear Ingo de Ron Gilad para Moooi
Desde luego para colocar esta lámpara en tu salón, tienes que tener las ideas muy claras y algo de sentido del humor. La araña (y no lo digo solo porque así se llamen los chandeliers) es la Dear Ingo de Ron Gilad para Moooi. Totalmente irreverente en este comedor de una granja holandesa renovada, también irreverente.

.de pie

Lámpara Vipp 525 de Morten Bo Jensen
La Vipp525 de Morten Bo Jensen es moderna, simple y ligera. Al ser de acero encaja bien en ambientes limpios, como todos los productos que fabrica esta empresa famosa por sus cubos de basura. ¿Viste la casa de la dueña de Vipp? Como si fuera un showroom de la firma. Esta lámpara también existe en formatos de aplique o techo, pero definitivamente me quedo con ésta y la de mesa. Fabulosas.

.de pared

Lámpara de Serge Mouille. Un clásico mid-century
Un clásico donde los haya, la lámpara de Serge Mouille va a dejar de ser mi amor platónico en breve para convertirse en algo más tangible. Ya le tengo buscado un sitio en mi salón (que obviamente es más modesto, al igual que lo será la Serge elegida, pues la hay de 2 brazos solo). Esta lámpara se diseñó a mediados de los 50 y ahora mismo el catálogo de modelos a elegir es extensísimo. ¿Por qué será?

.en grupo

Lámparas de la colección Shadows de Brokis
La colección Shadows está hecha en cristal ahumado por cristaleros checos. De hecho, es la seña de identidad de Brokis, pues aúna un diseño perfecto con el expertise de los maestros cristaleros de ese país. Este modelo es el más sobrio, porque esta firma suele diseñar con bastante humor, creando lámparas con cierto aire a magdalenas, globos o cápsulas.

. la que me ha robado el corazón

Lámpara Dome de Benedetta Tagliabue para Bover
La más escultural de todas, la que hará que acudas inmediatamente a una administración de lotería. Se llama Dome, y es de Benedetta Tagliabue para Bover. Son 170 piezas de madera cortada a láser y ensambladas formando una cúpula que recibe la luz por encima de su estructura y la distribuye creando sombras y formas sobre el suelo, como si fuese una alfombra.

Y dime, ¿tú cuántas lámparas tienes en casa? ¿las has contado? ¿me chivas otra lámpara que crees que debería estar en mi lista? Cuéntamelo

FOTO PORTADA: Mesh de Francisco Gómez Paz para Luceplan. Photos via Pinterest

6 comentarios en “Éstas son las lámparas imprescindibles para tu casa”

  1. Muy bueno el post! Los apliques Topix y la araña Dear Ingo, también están entre mis favoritos.
    Tengo que contar las lámparas de casa. Al principio he pensado que 65 eran muchas, pero en realidad no son tantas teniendo en cuenta que en cada estancia siempre hay de techo más las auxiliares. Contaré las mías…
    Besos

    1. Gracias Decofeelings! Pues como te salgan más que a mi, al final voy a verme obligada a adquirir todas las que he puesto aquí (es que cualquier excusa es buena para poner una nueva lámpara en casa, jejeje). Espero tu número !!

      1. ¡Dios mío sólo me salen 34! y si cuento las lucecitas nocturas de mis hijas, dos más 🙂 Es poco para un chalet, ¿no? Ahora soy yo la que va a tener que comprar más lámparas, je, je. Porque, no habras contado las velas ¿no? que tengo muchas.

        Ah! por cierto, con tanto comentario que nos cruzamos puedes tutearme ya, no hace falta que me llames Decofeelings, para tí soy Cris 🙂

        1. Jajajaja, gracias por la confianza Cris:-)
          No, no he incluído las velas, aunque si las incluyo no me ganarías. En eso soy muy nórdica. Pues nada, tendré que buscarme otra excusa para comprar más lámparas. En tu caso, creo que ahora estás obligada a poner algunas de esas de cemento tan chulas que mostraste en tu artículo (https://decofeelings.com/)

          1. Pues me encantaría cambiar la del comedor, pero mi marido está muy apegado a ella. Si consigo convencerle quizás pase a una de cemento (aunque tampoco lo sé, porque tratándose de iluminación hay demasiadas lámpras que me gustan). Ya veremos…

Nos encantan tus comentarios!