Llega el verano y con él, ¡el fútbol!, el divertido, el de las banderas en los balcones. Como ya sabemos que vamos a ganar (jo, qué fácil es acostumbrarse, cualquiera piensa ahora lo contrario) varios amigos han decidido autoinvitarse a mi jardín para ver la final. Claro, que con lo que viven el fútbol, mejor será que guarde mis muebles de la gran Patricia (¿qué quién es? ¿pero cómo? ¿no me sigues habitualmente? pues vuelves a la casilla de salida, entra aquí y cuando salgas ya estarás Urquiolizado).

A lo que iba, para sustituir a Urqui he ideado un plan para vestir el jardín de lo más ecológico. La pantalla será lo único nuevo, aunque ahora que lo pienso, también puedo montar un proyector y de paso reciclar una sábana blanca de la abuela. ¡Hecho!

Lo primero es lo primero, a ver… ¿dónde se papea? ¿mesa rectangular o redonda? Difícil elección. Si la hago rectangular, voy a usar una puerta con un cristal encima (las patas … de Ikea. No, no son las de la imagen abajo, pero tampoco voy a trabajar extra si no es para reciclar algún trasto). Y si la hago redonda, usaré la base de una máquina de coser con un sobre procedente de las bobinas de alta tensión. ¿Cuál me aconsejáis?. Como sillas, lo tengo clarísimo, unas hechas con monopatines, monísimas y con espacio suficiente para que mi tía Ágatha esté la mar de cómoda (sí, tía Ágatha acaba de autoinvitarse).

[Abajo del todo en los créditos, algunos de los links incluyen los tutoriales pertinentes]

Aunque no va a ser una noche romántica, pondré unas velitas sobre la mesa. ¿Qué sería de una cena al aire libre sin velas, eh? Las que he elegido no podían ser más delicadas, pues están hechas con flores naturales y escayola, y sé que no pegan con el fútbol, pero así quedan hechas para cuando la Eurocopa termine, y por fin, pueda invitar a un amigo sin que tenga que venir escoltado por 15 amigos más.

Alguna vela adicional de citronella para ahuyentar mosquitos y moscones indeseados, y algunas más hechas con latas perforadas para colgar de los árboles.  Las de la foto se venden, pero si sigues este tutorial conseguirás unas auténticamente recicladas. Y por último, para evitar tropiezos por la emoción del evento, pondré algunas lamparitas solares por el camino. Les añado un tarro de cristal et voilà, con el empaque que han conseguido ya no necesitan el sufijo -ita. Y ya que me he cargado los mosquitos, pondré unas libélulas alrededor, para que se note que estamos en el campo, pero sin que molesten. Estas las haré con cucharas y un batidor de varillas.

Y ahora que lo pienso, ¿qué es lo más importante cuando se ve el fútbol? Deja, ya lo digo yo. Cervezas bien frías. Un barreño bien lleno de hielos colocado sobre una mesita de noche quedará de fábula como mesita auxibar. Aunque mejor si pinto el barreño con colores fosforitos, para que nadie se quede sin beber por la noche. Es que soy así de maja! Claro, que para Luci y Sofi (sí, Luci y Sofi también acaban de autoinvitarse a mi fiesta) voy a dejar preparadas limonadas en tarros de Mason Jar (¿sabíais que hay una web solo para estos tarros americanos?).

Para beber, usaré latas pintadas de colores y les pondré un tenedor como asa. Unos tarritos por aquí para las salsas en una caja reciclada de Coca-cola y unos tarritos por allá para poner pajitas, cubiertos, servilletas y demás parafernalia, y estamos listos para armar la fiesta. Los goles van a saber a gloria. Ahora, mejor será que los botes los pinte en los colores de la Roja, no sea que alguno se piense que soy de otra selección y lo que se arme sea la marimorena.

Claro, que como esto va subiendo de temperatura (sí, los Pepes también acaban de autoinvitarse, grrrr), va a ser que no vamos a coger todos en las sillas que había preparado. ¡Idea! Un par de cabeceros  y un par de sillas viejas me van a servir para hacer 2 bancos que no tendrán nada que envidiar a los de GandiaBlasco. Unos cojines con forma de estrellas y hechos con banderas de España (por eso de animar y desear que se multipliquen las estrellas de la selección – o eso era en el mundial?? bueno, y que sé yo!, yo solo reciclo ) los va a tener sentados durante las horas que haga falta, por si hay penaltis.

Mejor será que empecemos a pensar en los mojitos y tengamos la hierbabuena bien crecidita. Con este instalache con lámpara, van a prosperar que es una barbaridad, aunque casi que les pongo una etiqueta hecha con corcho, no sea que alguno piense que es para fumar. Y como con tanto alcohol (vale, quito el tanto) no se puede coger el coche, fomentaré que vengan en bici. Un tronco servirá para que no se caigan todas cuando vaya a salir el primero. Aunque, ahora que lo pienso… el si bebes no conduzcas, también se aplica a las bicis, ¿no??

¿Os gusta la decoración de mi jardín? ¿Se me ha olvidado algo para que mis invitados estén de lujo?

Photo credit: BANNER | PINTEREST

( 63, 1)

5 thoughts on “Reciclar es para el verano (y más si tus amigos se autoinvitan)”

  1. Melon y Deco, depués de mi tía Agatha, los Pepes, Luci y Bombón, y los 15 amigos de mi amigo, vosotras sois un soplo de aire fresco en mi fiesta – estáis oficialmente invitadas! ( por fin invito yo!!!) . Muaks. Gracias por vuestros comentarios 😉

Nos encantan tus comentarios!