Fíjate en estos puntos clave cuando vayas a elegir un sofá

Tanto si te enfrentas a tu primer sofá como si reniegas del actual, lo que menos quieres es meter la pata al adquirir uno nuevo. Es una pieza importante no solo por su tamaño o por la inversión que supone, sino también porque será el mueble más deseado de tu salón. Pero que no te paralice tanta responsabilidad. Te enumeramos los aspectos que debes tener en cuenta para acertar con tu compra, que por supuesto no la harás ni una noche de insomnio ni por catálogo.

decoralinks | elegir un sofa - claves para acertar
Actualmente encontrarás sofás modulares, con chaise longue, altos, bajos, clásicos, contundentes, con cama, desenfundables, sin brazos, ufff… una lista infinita, por lo que es importante analizar bien tus necesidades y no dejarte arrastrar por cosas que no necesitas.

Antes de mirar su estética, presta atención a su interior

El sofá, como el colchón, siempre debe ser de buena calidad, más que nada por la media vida que pasarás tumbado. Son los materiales y la tecnología con la que se fabrica los que determinan esa calidad y por ende, la salud de tu espalda. Necesitas un asiento firme, pero que se amolde al cuerpo y recupere su forma original al levantarte. El respaldo, en cambio, puede ser más mullido, especialmente en la zona de los riñones.

decoralinks - elegir un sofa - gris y ligero
El mejor relleno del sofá son las plumas de oca o pato (aunque para esto hay que ahorrar) Como alternativa, funciona bien la viscoelástica o la espuma de poliuretano de alta densidad y transpirable.

También debes apostar por un armazón de calidad si quieres que tu inversión dure. Son muy recomendables los que tienen estructura de madera maciza (sin nudos) o de metal (acero o aluminio). Y las patas, por mucho que Ikea te seduzca con sus 20 modelos desmontables, mejor que formen parte de la propia estructura.

Que sea fácil de limpiar garantiza su durabilidad

Otro de tus dilemas al elegir sofá es si prefieres tapicería de tela o mejor te quedas con un sofá de cuero. Estos últimos son muy fáciles de limpiar ya que la piel no absorbe las manchas (amén de lo ideales que quedan en ambientes minimalistas e industriales).

decoralinks | sofas de cuero - ventajas
El lado negativo de los sofás de cuero es que no se adaptan al cuerpo de la misma manera que los de tela ni resultan cómodos en contacto prolongado con la piel (algo fríos en invierno y más bien pegajosos en verano)

Los de tela funcionan bien con cualquier estilo decorativo gracias a su gran variedad de tejidos y colores. Su mayor handicap es la limpieza, pues está claro que no duran impolutos mucho tiempo, incluso aunque sean desenfundables y lavables —ten un niño creativo en casa y te lo arruinará en cuestión de segundos—.

Si es tu caso (niños, mascotas o simplemente mucha tralla) te interesará saber que hay tejidos que incorporan tecnología Aquaclean. ¿No sabes lo que es? Es un tratamiento que se aplica a una amplia variedad de tejidos para facilitar la limpieza de cualquier mancha simplemente con agua, además de repeler los líquidos. Pregunta por telas Aquaclean cuando vayas a comprar tu sofá.  Así de fácil. 

decoralinks | sofas chester de terciopelo negro
Si tienes un sofá arruinado por su tapicería pero te encantaría conservarlo por el valor de su estructura, retapízalo con una tela que lleve este tratamiento incorporado. Será una inversión para muuuucho tiempo.

¿Mejor elegir un sofá grande o pequeño?

Un sofá, por su contundencia, debe adecuarse al tamaño del salón para que el espacio resulte equilibrado, pero sobre todo para que no te partas la espinilla cada vez que te muevas. Si te ves obligado a elegir sofá para familia numerosa, al menos asegúrate que luzca ligero —que para nada está reñido con la comodidad o la robustez—.

decoralinks | sofa gris ligero pero robusto
Un truco para saber cómo quedará el sofá en tu salón es simular con una cinta en el suelo el perímetro del mismo. Lo ideal es que el sofá mida unos 90cm menos que la pared donde lo sitúes, más que nada para que respire .. o puedas incluir alguna mesita auxiliar.

En serio, prueba el sofá antes de comprarlo

Según la teoría, para saber si un sofá es tu media naranja, debes sentarte en él y comprobar que tu espalda toca el respaldo, los pies reposan en el suelo y no sientes incomodidad alguna en las rodillas.

Estas directrices están bien si te ha tocado elegir un sofá para tu abuela o para las visitas más formales. Pero, seamos sinceros, para la mayoría de nosotros lo de menos es sentarte. Lo nuestro es tumbarnos a la bartola a ver Poldark. Por eso, y por la multitud de posturas que puedes adoptar en un sofá, lo mejor es probarlo tal cual en la tienda. Nada de 5 minutos con cara de bueno. Amodórrate, túmbate, apóyate en tu mascota o como quiera que habitualmente te sientes en el sofá. Solo así sabrás si es confortable, o lo que es lo mismo, si es el adecuado para ti.

decoralinks | sofa rosa
La teoría dice que un sofá cómodo debe tener asientos entre 65 y 75cm de profundidad, y la altura del respaldo debe medir como mínimo entre 80 y 90cm. La práctica, que lo pruebes. Yo ahí lo dejo.

¿Cuál es tu experiencia al elegir un sofá? ¿Estás feliz con el que tienes? ¿Es cómodo, se limpia fácilmente? Ilumínanos 😉

Photos: Pinterest

¡Nos encantan tus comentarios!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre más desde decoralinks

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Scroll al inicio